ZAFRAS: INCERTIDUMBRE Y EXPECTATIVAS.

 

Tras un 2015 signado por los mentados factores de impacto tales como el desplome de los precios de las materias primas, que devino en una caída de las exportaciones y la consecuente desaceleración del crecimiento económico y la merma de la actividad en general, para el Ing. Agr. Alberto Cruces, especialista responsable del departamento de Insumos de Zambrano & Cia., “se agregaron circunstancias desde el punto de vista de lo productivo, que de alguna manera nos complicaron en parte las tareas”.

Aquí un pormenorizado informe, sector a sector, respecto a qué esperar de las próximas zafras en particular y del sector agropecuario en general.

Soja: “Por debajo de lo que estimamos”.

Concretamente “hay un área de soja que se terminó haciendo, seguramente arriba del millón 100 mil hectáreas, que tuvieron algunos problemas de instalación en algunos casos con exceso de humedad y en otros casos, en la mayor parte del país, con faltas de lluvias en momentos muy importantes. Después vinieron las lluvias, en algunos lugares llegaron bastante a tiempo, sobre todo para las que se plantaron de segunda. Si no pasa nada raro nos va a permitir tener, una cosecha razonable desde el punto de vista de granos de soja”.

“Seguramente hay un sacrifico de producción, de potencial productivo, de lo que inicialmente teníamos como cultivos bien instalados. Ya que los que se plantaron de primera realmente estaban muy lindos antes que empezara a faltar el agua. Y vamos a terminar armando una zafra de soja que va a arrancar a cosecharse sobre mitad de abril para adelante, las más tempranas, con rendimientos que van a estar un poco por debajo de lo que estimamos inicialmente, pero que capaz que nos permiten redondear desde el punto de vista de los cultivos una zafra más o menos lógica en cuanto a soja”.

 

 

Maíz: “Compite en mala condición”.

“Hay un área de maíz que fue inferior a lo que se hizo en otros años. En general los productores han tenido bastante buenos rendimientos con maíces de los que ya empezaron a cosechar, hablando de secano. El panorama regional del maíz en cuanto a la formación de precios, depende mucho más de lo que pasa en Argentina, Brasil y Paraguay, que lo que sucede en Chicago. Argentina está cambiando radicalmente su situación, a la que tuvo durante el gobierno de los Kirchner”.

“De todas formas el precio del maíz está muy por encima de lo que se está manejando en los mercados internacionales. Normalmente el maíz de producción nacional compite en mala condición con los maíces que se producen en Paraguay y en Argentina. Obviamente que esto es trabajo para los socios transportistas porque la mayor parte de eso viene por camiones”.

 

Sorgo: “Bastante por debajo de los valores del año pasado”.

“El sorgo ha tenido bastantes problemas para instalarse. Es un cultivo bastante rústico, que permite sembrarse en una zona bien diferenciada del Uruguay donde otros cultivos no funcionan. Hay una demanda normalmente más local, de la ganadería. Sin embargo lamentablemente la lechería está en una situación bastante embromada, pero es un consumidor natural de ese tipo de grano. El otro es ALUR, que ha cambiado también en virtud de las noticias de los últimos tiempos. ALUR ha cambiado su política de compra de sorgo bajando los valores. Lo mismo con la canola, que ya salió bastante por debajo de los valores que se manejaron el año pasado”.

 

Arroz: “Los números quedan muy finos”.

“El arroz desde lo productivo por zonas, tuvo dificultades por exceso de humedad, no se podía sembrar. Después, en otras áreas se endureció porque faltó agua. Finalmente, desde el punto de vista de lo productivo es un poco mejor de lo que preveían”.

“Lamentablemente los valores no son lo que sería bueno. Es un cultivo que tiene un costo que no es menor y realmente los números quedan muy finos, muy ajustados. Pero bueno, por lo menos fue un poco menos malo de lo que ellos preveían cuando la situación de siembra no estaba buena”.

 

Cebada, trigo, canola.

“Nos enfrentamos a una zafra de invierno que se forma por un lado, con la cebada que tienen las malterías y la otra de bastante menor tamaño, pero que normalmente hace un área importante. Ha dado algunas señales positivas y es lo que se haga de invierno. Básicamente el grueso creo que va a ser de cebada.”

“Con respecto al trigo es una incertidumbre muy grande; por los números que tienen los mercados internacionales, por el volumen de trigo que hay sin vender que está en manos de los productores y por la situación de Brasil que es bastante complicada, no sólo por lo económico sino además ahora con temas políticos complicados y temas judiciales. Es altamente probable que el área de trigo sea la más baja de la historia del país, si no hay un cambio muy notorio”.

“La otra opción que ha venido año tras año era la canola, una oleaginosa de invierno que tiene su destino tradicional en lo que ALUR proponía a los productores, con los valores que han salido este año, muchos de los productores que tenían pensado hacer canola hoy lo están pensando. Ya el número no es tan alegre como el que hubo el año pasado. Y es un cultivo que tiene algunas cuestiones desde lo productivo, sobretodo en la parte de cosecha, que genera algún riesgo mayor que otro y cuando los números se empiezan a afinar los productores normalmente optan por no hacer ese tipo de cosas”.

 

Lechería: “Situación bien complicada”.

“En el mercado de hacienda es una situación distinta a las otras actividades. La agricultura está, como decíamos, en un momento de quiebre que nos va a obligar a ser más precisos en las decisiones que tomamos. La lechería tiene una situación bien complicada por los mercados y por los temas de Venezuela que le han pegado a algunas empresas, sobre todo a empresas lácteas chicas que tienen mucho valor agregado metido, pero han hecho un esfuerzo muy grande y hoy no tienen el ingreso de algo que vendieron. Y eso es complicado.”

 

Ganadería: “Los productores están con cautela”.

“La ganadería, que es bastante más estable y tiene posibilidades de crecimiento y desarrollo con un horizonte un poco más optimista, lo que sí tiene es el problema del cuello de botella de la comercialización a través de los frigoríficos. Que están en pocas manos y una parte importante de ellos en manos de extranjeros”.

“Lamentablemente estuvimos discutiendo estos últimos días si valía la pena o si se iba a autorizar la posible venta de ganado en pie para Argentina. Creo que no tiene ninguna lógica no hacerlo. No le va a cambiar el número a ningún frigorífico que vaya algún camión. De hecho ya ha pasado que tratamos de producir tres millones de terneros y después no tenemos dónde venderlos. Y la defensa de la cría, que es la parte más débil de la producción ganadera, está en poder vender bien su producción.”

“Los productores están con cautela pero tomando decisiones de inversión. Creo que la ganadería se ha ido modificando y aprovechando algunas zonas donde la agricultura entró. Gastando bien, gastando menos por kilo de carne y poder competir en mercados. Y ahí viene el otro desafío: cómo cuidamos los mercados, tratar de hacer valer la carne natural”.

 

El panorama: “Los fletes hacen pensar si es pertinente o no realizar la actividad”.

“El panorama de la producción agrícola es de mucha expectativa e incertidumbre. Además ha habido una corrección de áreas, dejándose de hacer agricultura en zonas que eran muy marginales para la agricultura. Que hoy, después de haber pasado estos doce años históricos para el Uruguay, realmente nos planteamos, sí estuvo bien hacer lo que hicimos en algunas zonas. Yo entiendo que no, pero la realidad es lo que se hizo de agricultura, como en el Este, no estamos hablando de arroz que es su zona, pero soja, cultivos de invierno, trigo y demás, que hicieron un desarrollo en el Este en zonas demasiado marginales, muy ajustadas a las condiciones de los suelos, incluso en condiciones de disponibilidad de maquinaria, plantas de silos y demás o en zonas más alejadas”.

“En Cerro Largo el tema de los fletes realmente hace pensar si es pertinente o no realizar la actividad. Y tengo clarísimo que a cualquier productor o cualquiera que está en el sector sabe que el tema no es por lo que ganan los fleteros sino que es un tema de costos que el Uruguay tiene.”

“Poner un litro de gasoil ya alcanza para saber lo que pasa del lado brasilero, del lado argentino o inclusive del paraguayo. Es muy difícil competir con un transportista que viene de Brasil con su gasoil y además con otras normas desde el punto de vista de lo laboral, que no es menor. Pasa también desde el lado Argentino. La competencia no es leal y son las circunstancias en las que el Uruguay se está moviendo”.

“Gente que plantaba, por ejemplo soja en Cerro Largo, hoy se lo plantea muchísimo. Entonces ha habido un recambio, hemos salido de algunas zonas. Seguramente la zona más afectada sea Durazno, donde había unas cuantas empresas de determinado porte, básicamente argentinas, haciendo agricultura y que se han ido del país. Tenían suelos arrendados, diferentes áreas arrendadas y han salido de eso. Hay todo un trabajo para recuperar esos suelos que tienen que volver a la ganadería, pero hay que poner muchos dólares arriba para recuperarlos y volverlos productivos nuevamente. En fin… estamos en un momento de quiebre, un punto de inflexión, en donde tenemos que replantearnos las actividades a hacer”.

 

Estado, política y expectativas: “Tenemos la obligación de cuidar los recursos”.

“Hay un plan funcionando de uso y manejo de suelos que fue muy discutido, que mucha gente pensó que eso iba a hacer que no se hiciera más agricultura. Pero la realidad es que si nosotros pretendemos seguir siendo un país que vive de lo natural, y vive de lo natural, es clarísimo históricamente ha sido así y no hay nada que indique que vaya a cambiar radicalmente, entonces tenemos la obligación de cuidar los recursos”.

“Es muy notorio que si uno mira la inversión extranjera en el Uruguay desde el 2005 hacia acá, su crecimiento fue exponencial. Estaría bueno, y creo que es un deber que tenemos todos los uruguayos, ver qué políticas tomamos. Porque a muchas de estas empresas, por distintas vías, les dimos ventajas de exoneraciones, que normalmente no se las dimos a las empresas uruguayas. Y hay casos muy notorios. Y hay casos que realmente no anduvieron nada bien”.

 

El rezago en infraestructura: “Muchos silos van a quedar ociosos”.

“En Uruguay pasó muchísimo dinero, aumentó su PBI, lo multiplicó varias veces. Y hoy decimos ¿dónde está? ¿Está en los puertos? No está en los puertos. ¿Está en el ferrocarril? No está en el ferrocarril. Muchas empresas vinieron hicieron la suya y se fueron, quedándonos sin infraestructura. Tenemos problemas de logística, no tenemos rutas y tenemos que acomodarlas todas, no tenemos puerto, no tenemos ferrocarril. Hoy recuperar un suelo arrendado que hizo agricultura en una situación que no es en la que se debería haber hecho (y está bien el plan de uso de suelos pero seguramente llegó más tarde de lo que hubiésemos querido) va a obligar poner miles de dólares para recuperarlo. Y hay por un lado productores que estuvieron años sin trabajar no tienen la espalda para volver y enfrentar eso. El costo de esto es bastante más grande”.

“Plantas de silos que empezaron a florecer por todos lados y decimos: bueno, ahora tenemos dónde poner los granos, pero muchas de ellas van a quedar ociosas porque no tienen como llenarlas”.-

Fuente:  Artículo publicado en Revista C&L No. 115.