Imprimir
Categoría: Julio/Agosto/Setiembre 2015

ANCAP DISPUSO AJUSTE PROMEDIO DE COMBUSTIBLES DE ENTRE 5% Y 7%.

LA CORRECCIÓN, QUE RIGE DESDE ESTE MIÉRCOLES, Y SE DEBIÓ A LA EVOLUCIÓN DEL TIPO DE CAMBIO Y EL PRECIO DEL CRUDO.
 
La empresa ANCAP resolvió ajustar los precios de los combustibles que en promedio tendrán un aumento de 5% para el gasoil y 7% para las gasolinas.

Los nuevos valores que están vigentes desde hoy responden a la necesidad del ente de ajustar la paramétrica de referencia a la evolución que tuvo el tipo de cambio y del petróleo Brent en el último trimestre.

En el período mayo-junio esa paramétrica tuvo un desfasaje de 15,8%. En esos meses si se toma en cuenta el promedio del dólar ($ 26,573) y del petróleo (US$ 63,57), el barril tuvo un costo para ANCAP de $ 1.689,2.

Ese escenario dejó poco margen para que el ente pudiera mantener sin cambios los precios de los combustibles. La paramétrica hasta ahora vigente que manejaba la empresa petrolera establecía el barril de petróleo Brent a US$ 60 y un dólar a $ 24,30. Con eso, el precio contemplado del barril en pesos era de $ 1.458.

Los nuevos valores implican una suba de $ 2,90 por litro en el caso de la nafta súper y de $ 1,90 en el caso del gasoil común (ver recuadro).

La solicitud de ANCAP, que fue aprobada ayer por los ministerios de Economía y de Industria, incluyó ajustes diferenciales con un aumento mayor para las naftas y algo menor para el gasoil. Fuentes del ente habían señalado semanas atrás a El Observador que ese criterio busca favorecer a los distintos sectores de la producción.

La última corrección en el precio de los combustibles había ocurrido en enero, cuando el Poder Ejecutivo dispuso una rebaja de 3% para las gasolinas y 5,5% para el gasoil. Esa medida fue eje de fuertes críticas desde varios sectores con el argumento de que el desplome que habían tenido los precios del crudo en el mercado internacional ameritaba una corrección a la baja de mayor consideración.

El aumento resuelto por el gobierno contó con el apoyo de la mayoría del Directorio de ANCAP. En tanto, el representante del Partido Nacional, Diego Labat, rechazó la medida, por lo que no acompañó el criterio adoptado por el resto del Directorio.

Con una inflación fuera de la meta pero todavía en una zona de confort para el gobierno y el objetivo de reducir el déficit fiscal como una de las prioridades, las autoridades del equipo económico han optado por preservar las finanzas públicas y el resultado operativo de ANCAP. El ministro de Economía, Danilo Astori, defendió en más de una oportunidad el manejo de las tarifas públicas como un instrumento más de la política económica.

El ente petrolero cerró el ejercicio 2014 con pérdidas por US$ 324 millones y un año antes el rojo había sido de US$ 169 millones. Parte de este perjuicio obedeció al rezago en la actualización del margen de ganancia que la empresa obtiene por la refinación y comercialización de combustibles, que ANCAP acordó con Economía corregir para que deje de impactar en sus costos operativos.

En los 12 meses a junio, las tarifas públicas habían aumentado 1,8%, mientras que los precios en general lo hicieron 8,5%. El gobierno apeló en más de una ocasión al manejo de los precios administrados para mantener la inflación a raya y evitar que alcance los dos dígitos. Desde febrero del pasado año, las tarifas públicas han estado por debajo de la evolución general de los precios Brent al alza.

El barril de crudo Brent (referencia de ANCAP) para entrega en setiembre cerró este martes en el mercado de futuros de Londres en US$ 57,04 por barril, 0,67% más que la sesión anterior.

El detalle de la suba:

- Gasoil común (50S), de $ 37,7 por litro a $ 39,60 por litro.

- Gasoil especial (10S), de $ 48 por litro a $ 50,40 por litro.

- Nafta Super, de $ 40,6 por litro a $43,50 por litro.

- Nafta Premium, de $ 42,1 por litro a $ 45,10 por litro.

- Queroseno, de $ 29,1 por litro a $ 30, 80 por litro.



Fuente:  Artículo publicado en el diario "El Observador" de fecha 22 de julio de 2015.